*Música: The Chemical Brothers // Don’t Think

Por Julio Saavedra (@merobolosdiscos)

Siendo algo simplistas, podemos afirmar que The Chemical Brothers y Daft Punk fueron los proyectos electrónicos más relevantes de los 90´tas. Partiendo de este punto, extraña que la fascinación por el sonido francés se mantenga (quizás por la continuidad que les dio Justice), mientras que los ingleses dejaron de recibir atención mediática hace media década. El hecho es que con la excusa de una revisión de su, recientemente estrenado, disco en vivo y documental Don’t Think, haremos algo de justicia a uno de los dúos más importantes de la electrónica.

A principios de los años noventa, Ed Simmons y Tom Roland mezclaron hip hop con la música rave, lo que tras “Exit Planet Dust” (1995 / Freestyle Dust / Junior Boy’s Own) sería etiquetado como “Big Beat”, denominación que luego incluiría a gente como Fat boy Slim, The Prodigy o The Crystal Method. Sin embargo su residencia en Manchester (son originario s de Londres), los impregnó de un aura rockera que se convertiría en una de las principales características de su trabajo. Esto no sólo se evidencia por sus potentes baterías en 4 cuartos o por sus rifs de guitarra en hits como Setting Sun, Block Rockn Beats o Out of Control, sino que además, por las colaboraciones de gente como Noel Gallagher (Oasis), Jonathan Donahu (Mercury Rev), Hope Sandoval (Mazzy Star), Richard Ashcroft (The Verve), Tim Burgess (The Charlatans), Wayne Coine (The Flaming Lips), Kele Okereke (Bloc Party), Bernard Sumner (New Order) y Bobby Gillespie (Primal Scream).

Tras “Dig Your Own hole” (1997 / Virgin Records / Junior Boy’s Own) y el housero “Surrender” (1999 / Virgin Records) The Chemical Brothers se mete de sobra en el olimpo de la electrónica, codeándose con bandas como New Order, NIN, Apex Twin, la mitad de Bristol, Paul Oakenfold o los mismos kraftwerk, pero con un hito de yapa: En su presentación del año 2000 en Glastonbury, el dúo logra realizar la convocatoria de público más grande en la historia del festival hasta esa fecha. Kraftwerk puede ser todo lo importantes que quieran, pero jamás van a ser  la mitad de entretenidos y accesibles que The Chemical Brothers. Los ingleses sacan la electrónica de los clubes para llevarla a los estadios. Simmons y Roland inventaron un sonido, pusieron  a la electrónica en las radios y en MTV , la hicieron respetable para las masas, y se sacaron 3 o 4  discos redondos, pero además de eso son excepcionales mezclando en vivo.

Las performance de los Chemical algún día estarán en el Louvre: luces que atraviesan a los bailarines, visuales láser, guitarras distorsionadas, bajos en 4,9 richter, el hi hat yendo siempre hacia delante, un bombo cargante, la sincronización mágica de la música con las imágenes, mirar hacia el escenario y preguntarse ¿realmente están tocando estos weones? Y la respuesta: ¿importa?. La música existe, ellos la crearon, el trance colectivo está, no es sugestión. The Chemical Brothers en sus shows logran sublimar a través de la generación de un triunvirato: músico, música, público. Ellos no logran buenos conciertos, sino que un estado. Si están apretando botones o lo traen todo seteado desde Manchester importa poco, el baile se genera, estás ahí eso es lo importante, ¿o no? ¿Y si no estuviste ahí?,¿se puede traspasar todo ese viaje de rock, baile y lisergia al reproductor mp3?

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=71YVl2yVmts[/tube]

¿Una banda de electrónica sacando un disco en vivo?

Si, se logra, tiene sentido, no es una perdida de tiempo, gracias a un trabajo de sonido espectacular, la fiesta se consigue traspasar en gran medida. Dentro de las limitantes obvias, funciona. The Chemical Brothers desde el reproductor siguen tendiendo más alma y prendiendo más que una larga lista de bandas.

Don’t Think, es como se titula el documental que el director Adam Smith creo a partir de una presentación en el Fuji Rock Festival de Japón que realizaron los hermanos químicos el año pasado, y es además el nombre de la colaboración que el dúo realizó para la película Black Swan. Adjuntamos además del tráiler de la cinta, un fragmento del disco en vivo en el que se mezclan la canción que da nombre al proyecto, Out of Control, uno de los peak creativos del dúo y Setting Sun mi favorita. El resto está por ahí.

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/43373393″ params=”show_comments=false&auto_play=false&color=bfbfbf” width=”100%” height=”81″ iframe=”false” /]

*

facebook comments: