Texto por Bárbara Carvacho (@barbcarvacho)
Fotos por Carlos Molina (@grimpet)

El Huracán volvió a pasar por Santiago, y aunque se llevó un par de documentos y formaciones originales de bandas, nos dejó con los vientos más frescos de los sonidos del cono sur.

Desde temprano comenzó la fiesta de largas horas del feriado jueves, pero ya más entrada la tarde fue cuando el Espacio San Diego tuvo que resistir los saltos y la sed colectiva que nos dejó sin cerveza por algunos momentos. El Nonato Coo de los Niños del Cerro ya tiene sus buenos meses sonando en nuestra cabeza, y cómo se nota el paso del tiempo en los arreglos que Simón y sus amigos le han puesto a cada pieza. Una vez más la llegada de Diego (Cvsper) en los sintetizadores brilló, y nosotros felices saltamos el repertorio que tenían para ofrecer.

noise_huracan_carlos-molina-6218

Patio Solar brillaba en el cartel cuando fue anunciado, y no por alguna novedad musical, más bien porque esta fue la última pasada de Yaney Salgado por la formación. Un concierto apurado y con una que otra falla de sonido, pero que estuvo lleno de energía y aplausos que explotaban cada vez que Claudio, el vocalista, ofrecía unos segundos para demostrarle nuestro amor a Yaney <3

noise_huracan_carlos-molina-6391

Por suerte, la partida no es tan tan partida. La talentosísima música de pelo azul cambió su guitarra por el bajo que la acompaña en El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco y nos dejó a todos sonriendo, tal como ella lo hace cuando se acompaña por la banda responsable de Run Run, uno de los discos más escuchados y disfrutados del año que se va.

noise_huracan_carlos-molina-6641

Para muchos fue la primera vez de disfrutar a esta agrupación, y la alegría quedó en el ambiente para recibir a otra mujer que se las lleva todas: Camila Falcucci. Las Olas hacia su regreso triunfal en la tarima y la rubia, con pistola de agua en mano, nos mantuvo cautivados y deslumbrados por su calma y paseo mientras la masa explotaba y sus compañeros de banda rompían las cuerdas a pura potencia.

noise_huracan_carlos-molina-6714

Estos tres actos nacionales fueron lo suficientemente poderosos para calentar el turno de los visitantes desde el otro lado de la cordillera. Después de horas de apuro musical para recibir a tiempo a los argentinos de Las Luces Primeras, el Huracán comenzaba a decir adiós, no sin antes dejar el último gran estrago.

Las Ligas Menores no necesitaron un sonido de cien estrellas, ni un juego de luces maquiavélico. Las cuatro mujeres junto a Pablo tenían su bomba de canciones hermosas para que no quisiéramos dejar de cantar ni saltar. Las grandes ligas del indie del cono sur se reunieron y el huracán volvió a confirmar que sus vientos tienen mucho que dejar.

noise_huracan_carlos-molina-7336

Bárbara Cárvacho es periodista y nuestra corresponsal de todas las tocatas a las que hay que realmente ir.
Carlos es nuestro fotógrafo y editor en The Youthquake, pueden buscarlo como @grimpet.